Especies de hierbas que se complementan para un jardín de hierbas variado

Las hierbas son una de las mejores cosas que podemos cultivar en nuestros jardines. No solo son una adición aromática deliciosa a las comidas y bebidas, sino que también son conocidas por tener numerosas propiedades medicinales. Además, muchas hierbas son fáciles de cultivar y cuidar. Sin embargo, para crear un jardín de hierbas interesante y variado, es importante elegir sabiamente las especies a plantar.

En este artículo, vamos a explorar algunas de las especies de hierbas que se complementan entre sí, creando un jardín de hierbas vibrante y saludable.

Menta y Salvia

La menta y la salvia son dos hierbas que se complementan muy bien entre sí. Ambas son plantas perennes que prefieren suelos ricos y bien drenados, y una exposición al sol o semisombra. La menta es conocida por sus propiedades digestivas, mientras que la salvia es rica en antioxidantes y se utiliza comúnmente para tratar enfermedades respiratorias.

La menta es una planta invasora, así que es mejor cultivarla en un contenedor o en una sección separada del jardín, para que no compita con la salvia por recursos. La salvia también es una excelente opción para la jardinería de bajo mantenimiento y se puede secar y utilizar en una variedad de platos.

Orégano y Tomillo

Otro dúo clásico en el jardín de hierbas es el orégano y el tomillo. Ambos son hierbas perennes que pueden crecer hasta una altura de 30-60 cm y prefieren suelos secos y bien drenados. El orégano es rico en vitaminas A, C y K, así como en minerales como el hierro y el calcio. Se utiliza comúnmente en la cocina mediterránea y se puede secar y almacenar para su uso posterior.

El tomillo, por otro lado, es un antiinflamatorio natural y también se utiliza en la cocina para dar sabor a los platos. Estas dos hierbas se cultivan mejor juntas en un área soleada y bien drenada donde pueden crecer abiertamente.

Cilantro y Perejil

El cilantro y el perejil son dos hierbas increíblemente versátiles que se complementan bien por su sabor y textura. Ambas hierbas prefieren suelos húmedos y bien drenados y se pueden cultivar juntas sin competir entre sí.

El cilantro es una hierba anual que es rica en vitamina C, hierro y fibra. Solo dura unos meses, pero se puede sembrar varias veces durante la temporada de crecimiento. El perejil, por otro lado, es una hierba perenne que puede crecer a una altura de hasta 30 cm. Es rico en vitamina K y puede ser utilizado en una variedad de platos, desde salsas hasta guisos.

Albahaca y Romero

La albahaca y el romero son dos hierbas que se complementan bien gracias a sus diferentes aromas y sabores. La albahaca es una hierba anual que requiere una exposición al sol directa y un suelo rico y húmedo para crecer. Las hojas de albahaca pueden ser utilizadas en una variedad de platos, desde sopas hasta pizzas.

El romero, por otro lado, es una hierba perenne que puede crecer hasta una altura de 1,5 metros. Prefiere suelos secos y bien drenados y una exposición al sol. Las hojas y las flores de romero se utilizan comúnmente en la cocina mediterránea, pero también tienen beneficios para la salud, como la mejora del flujo sanguíneo.

En resumen, la elección cuidadosa de las especies de hierbas puede hacer una gran diferencia en la creación de un jardín de hierbas vibrante y saludable. Al cultivar hierbas que se complementan entre sí, podemos crear una variedad de sabores, aromas y propiedades medicinales en nuestro jardín. Desde la menta y la salvia hasta el cilantro y el perejil, cada una de estas hierbas tiene su lugar en un jardín de hierbas bien planificado y mantenido.